Hamburguesas caseras a la parrilla

Ponernos a explicar qué es una hamburguesa es casi innecesario, no hay lugar en el mundo donde no se la conozca, alcanzando la popularidad de las pizzas y las salchichas (hot dog).

La hamburguesa consiste en un sándwich con un medallón de carne procesada en el medio, al que se le puede incorporar diversos ingredientes (aros de cebolla, pepinillos, tomate y lechuga entre muchas variantes más).

Los orígenes de este sándwich característico e icónico de la cocina estadounidense son difusos y polémica, debido a que su origen no se logra divisar tan claramente y se atribuye a distintos autores.

Creció críticamente a partir de mediados del Siglo XX, tras la instalación del concepto de comida rápida (fast food por su nombe en inglés) y la masificación de las cadenas de comida rápida.

hamburguesas paty
5 de 1 voto
Imprimir

Hamburguesa Casera a la Parrilla RECETA

Receta para hacer unas Hamburguesas Clásicas Asadas 100 por cien a la parrilla. Preparación con mucho sabor para ser acompañada con papas fritas.

Plato Salad
Cocina American
Keyword burger, hambuerguesa
Tiempo de preparación 20 minutos
Tiempo de cocción 25 minutos
Raciones 8 hambuerguesas
Calorías 230 kcal
Autor hacerasado

Ingredientes

  • 750 gr carne de ternera picada (molida)
  • 1 unidad cebolla mediana
  • 3 dientes ajo
  • 1 unidad huevo
  • 1 cdita cúrcuma
  • 1 cdita mostaza en polvo
  • 1 cda perejil fresco
  • sal y pimienta negra molida
  • 50 gr pan rallado

Elaboración paso a paso

  1. De esta receta salen ocho hamburguesas de tamaño normal, para mayores cantidades mantener las proporciones.

  2. lo ideal es que los ingredientes sean de muy buena calidad, preferentemente que l carne picada sea elegida y picada en el momento y asegurarnos que no contentan mucha grasa (aunque tampoco magra).

  3. Ponemos la carne picada en un bowl y la salpimentar a gusto, removiendo con las manos para mezclarlo bien.

  4. Cortar en brunoise la cebolla y picar los ajos e incorporar a la carne.

  5. Hacer lo mismo con el perejil fresco y agregar el huevo. Volvemos a mezclar con las manos la preparación hasta que sea homogénea.

  6. En esta oportunidad agregamos pan rallada, para darle consistencia y que sean más compactas al formar las hamburguesas de forma más fácil y queden más manejables.

  7. Tapar y llevar a la heladera (nevera) por una hora, para que se mezclen los sabores y se compacte la preparación.

  8. Pasado el tiempo retiramos, hacemos bolas de 200 gramos aproximadamente y las aplastamos para darle la forma de medallón (es ideal tenér una prensa para hacer hamburguesas que son bastante económicas). Una vez terminadas volver a la heladera mientras encendemos el fuego.

  9. Hacemos un colchón de brasa, que el calor no sea demasiado abundante para cocinarlas a fuego medio. Las ponemos sobre la parrilla ya caliente.

  10. Las damos vueltas cuando vemos que los bordes comienzan a tomar color y dejar unos minutos más.

  11. En el caso de querer incorporarle queso derretido encima al darlas vueltas ponerles queso de máquina (o chedar) y tapar parar que se derrita.

  12. Las sacamos y deben llevarse rápidamente a la mesa para no perder temperatura y humedad.

Recipe Video

Notas de la Receta

Un truco que se puede utilizar para hacer las hamburguesas y que no se nos resequen es incorporar en el interior de cada una un pequeño cubito de caldo de carne, para al cocinarse se mantenga húmeda.

Día de la hamburguesa

Más como mito que alguna afirmación seria, la elección del 28 de mayo como Día de la hamburguesa aporta muy poca certeza, al igual que el origen de esta comida. Según diversas fuentes el 28 de mayo de 1900 Louis Lassen creó la hamburguesa en New Haven, Connecticut.

Hamburguesas vegetarianas

Aunque llamarlas hamburguesas a las variantes veganas en realidad no es 100% correcto, adoptamos el nombre y acompañamos en la difusión de, aunque no de nuestra predilección, una opción saludable de la cocina.

Con distintas recetas e ingredientes, se pueden hacer hamburguesas de lentejas, garbanzos, quinoa, soja texturizada, arroz, berenjena, remolacha y distintos vegetales.

Hamburguesa de entraña

Es una variante sumamente exquisita popularizada por una hamburguesería de la Ciudad de Buenos Aires en Argentina, que con más de 20 sucursales ha instalado una especialidad gourmet, de carne molida de entraña y manzana verde como ingredientes principales.

10 errores no puedes cometer con tu hamburguesa casera

1. No saber escoger la carne: La carne es una parte imprescindible de la hamburguesa (la otra es el pan) y el resultado dependerá del tipo que escojamos. No tenemos porque hacerla con carne de segunda, ni mucho menos. Hemos de elegir buena carne, cuanto más noble sea mejor, y sobre todo que sea muy fresca.

2. Usar carne con nervios y cartílagos: En el caso de las albóndigas, la carne de la hamburguesa ha de tener su puntito de grasa para ser melosa. “Hablamos siempre de grasa infiltrada en el músculo que se funde, nunca de cartílagos, nervios o similares que se nos queden entre los dientes”, avisa el chef. Para conseguir la mejor, recomienda dejarse guiar por un buen carnicero. A Guiard le encanta la carne madurada por ser más sabrosa. En sus establecimientos sirve la llamada Dry Aged, de una cierta curación en cámara, que “tiene un toque de bodega exquisito como el buen jamón”.

3 . Tardar en consumir la carne: Es muy importante consumir la carne fresca. Hemos de tener en cuenta que es carne procesada que ha sido picada y eso la hace más sensible al deterioro. Si es de ternera puede conservarse en heladera dos o tres días bien, pero no más para evitar que se oxide. Antes de cocinarla, debemos dejar que se atempere un poco porque si la introducimos en la plancha o sartén fría, la parte central no quedará bien hecha.

4. Pasarse con los condimentos. ¿Y el huevo? Una buena carne luce sola. Este es el consejo que nos da Guiard cuando le preguntamos por las múltiples posibilidades de complementos que podemos mezclar con la carne picada. “Tan solo necesita un poco de sal y pimienta”, explica. Si la haces tu mismo, la añades cuando la estás moldeando, 10 gramos por kilo (sal) y un gramo de pimienta por kilo”. Aunque lo más habitual es comprarla hecha y entonces ya viene condimentada por el carnicero.

5. Manipularla mucho: Un punto tan breve como importante. Casi un secreto de chef experimentado: Cuanto más manipulemos la hamburguesa, peor nos quedará. Si la tocas mucho y la trabajas en exceso con las manos se apelmazará, no quedará suelta y al cocinarla se endurecerá y perderá melosidad, cuanto más la tocas y la trabajas con las manos, más se apelmaza.

6. Atención a los utensilios y el aceite: Con un chorrito pequeño de aceite de oliva es suficiente porque la hamburguesa desarrolla su propia grasa y se va fundiendo. ¿Debemos poner mucho aceite antes de colocar la hamburguesa? La respuesta es no.

7. ¿Qué temperatura es la ideal? No es lo mismo colocar una hamburguesa gruesa que una fina. Si es de unos 250 gramos necesitaremos un fuego medio para que el calor se introduzca bien en toda la carne. Y la tendremos un minuto y medio por cada lado. Si es más fina, de un centímetro, el fuego será más alto y tan solo la tendremos expuesta 20-30 segundos por cada lado, sino no nos caramelizará el jugo.

8. No poner el queso en el momento adecuado: Una hamburguesa puede llevar o no llevar queso pero si decidimos añadirlo, ¿cuándo debemos hacerlo? El momento ideal es cuando ya hemos dado una vuelta a la hamburguesa en la brasa, entonces lo ponemos, le damos otra vuelta, y listo. Aunque no siempre es imprescindible darle ese toque, puede sustituirse por cebolla caramelizada (que incorporaremos tal como hemos hecho con el queso) e incluso añadirle a la carne también un huevo frito por encima.

9. No darle importancia al pan: Si en el sushi el arroz es tan importante como el pescado, en el caso de la hamburguesa, un mal pan puede arruinarnos la hamburguesa por completo. Como pasa con el resto de ingredientes, el pan ha de ser de buena calidad, meloso y fresco del día. El tipo de pan dependerá del gusto de cada cual. Como pasa con el resto de ingredientes, el pan ha de ser de buena calidad, meloso y fresco del día”

10. No ponerle imaginación: El boom de las hamburguesas gourmet nos ha enseñado que este es un territorio abierto a la imaginación. Los chef recomiendan experimentar y abrirse a nuevas propuestas con los toppings. Por ejemplo, con manzana caramelizada.